Cuando ya tenemos clara el tipo de alfombra que queremos colocar en nuestro salón, surge la siguiente duda que tenemos todos. ¿Qué tamaño elijo?¿La pongo debajo de las patas del sofá? ¿hasta tocar la pared? Son preguntas que se repiten una y otra vez cuando nos llaman. Y seguro que tú has tenido esa duda alguna vez si estás aquí. Nostros hemos dedicado horas y horas a buscar todas las soluciones posibles y te vamos a decir cuáles son realmente las posibilidades.

¿Cómo colocar alfombras en el salón? Hay dos maneras claras de colocarla. Por debajo de todos los muebles principales de la zona donde la quiero colocar o sólo pisándola. Así crearemos un entorno diferenciado del resto de la habitación, que puede ser salón-comedor como viene siendo habitual.

¿Alfombra bajo el sofá a medias o completamente?

Tenemos que tener en cuenta que las alfombras, además de por estética, se ponen para generar un ambiente más cálido y no dejar pasar el frio que transmite el suelo.

  1. Colocar la alfombra completamente por debajo de todos los muebles que tiene el salón, esto es: sofás y mesas. Las ventajas de colocar la alfombra así, es que los bordes no van a ser un impedimento a la hora de andar y no te tropiezas y por supuesto te proteje mucho más del frío. Una pequeña desventaja es que si tienes la alfombra donde le da mucho el sol, puede ir cambiando de color una parte de la alfombra y la otra no; además de por supuesto incrementar el precio (pero como veremos no mucho y merece la pena gastarse algo más). También el tamaño de la alfombra va a ser la que delimite la zona del salón y la del comedor si están juntas. Se dice que los muebles flotan sobre la alfombra, pero realmente lo que pasa es que al estar encima, pertenecen a ese área. Y se diferenciará de otras zonas de alrededor.
Alfombra con muebles encima. Zona delimitada.
 Tipo 1 – Alfombra con muebles flotando
  1. Colocar la alfombra por debajo de las sillas y los sofás, pero sólo hasta la mitad, es decir, las patas delanteras apoyarán sobre la alfombra y las traseras sobre el suelo directamente. Como se muestra en la imagen “Tipo 2”. Esta manera sólo es recomendable utilizarla cuando las dos zonas están muy pegadas y el salón y comdero unidos son pequeños. ya que así, podremos poner una alfombra debajo de la mesa del comedor y las sillas y otra bajo los sofás del salón y la mesa. Pero ambas alfombras con un margen de separación que se note. 1m, por ejemplo.
Alfombra con sólo las patas encima de la alfombra
Tipo2 – Delimitando salón de comedor
  1. Incorrecta, sería ponerla sólo debajo de la mesa central del salón sin ponerla por debajo de los sofás. Además de no calentar, la estética deja mucho que desear y además es mucho más fácil estar tropezando continuamente con los bordes. Sí, es la manera más barata de poner una alfombra en el salón, pero realmente no hace su principal función y menos debajo de una mesa.

¿Qué color de alfombra elijo para el salón?

Lo primero que tendremos que tener en cuenta, por supuesto es la gama del color, que queremos. Verdes, blancos, azules, beige… una vez elegido, aconsejamos irnos a tonos más claros si el salón tiene poca luz (orientación norte por ejemplo u orientaciones frías o tapadas por árboles), por lo contrario, si el salón tiene mucha luz podremos utilizar colores más oscuros. 

A juego deberían ir tanto los almohadones como las cortinas y que sea una estancia que mantenga la homogeneidad. En la foto siguiente vemos que por un lado la alfombra que no “atrapa” a todos los muebles entre otras cosas es porque no es a medida y se trata de una estancia muy grande donde debería de haberse comprado una más grande, aunque las tipo “persas” se ponen ingluso encima de moquetas. 

“Cuanto más grande, más viste”

ahorrar 1m, no tiene sentido

Por otro lado se ve que se dividen dos zonas bien delimitadas ayudadas por una mesa estrecha y larga. En ambos casos predominan los beige en lámparas, cortinas y almohadones.


Clara división de zonas, ayudado por una mesa

¿Cual es el precio habitual de una alfombra? 

Pues bien, depende por supuesto de:

  • La calidad: material, acabado, material,…
  • De si es a medida o no.
  • Del tipo: lisa, elaborada a mano, industrial (Ikea, Leroy Merlin,…)

Si realmente tienes las medidas claras y te encaja alguna, puedes buscar algunas Alfombras. Pero si tienes claro que quieres una alfombra a medida, puedes elegir un precio que varía más o menos desde los 40 € / m2 hasta unos 90 € / m2. En la tienda tienes muchos modelos. Y dependiendo del modelo con acabado o sin acabado el precio puede variar. El precio medio de las alfombras, al igual que su tamaño, son habitualmente, de 6 a 8 m2 y por lo tanto es muy normal que una alfombra a medida cueste entre 300 € y 400 € de media.

Alfombras ignifugas para chimeneas

Cuando pones una alfombra en un salón y tienes la suerte de tener una chimenea, se pueden hacer alguna o varias cosas de las que detallamos:

  • No poner la alfombra cerca de la chimenea si no es necesario (está claro).
  • Poner un Antichispas para chimena o protector de chimenea, para evitar que salten las chispas y caigan en la chimenea. 
  • Poner una plancha de cobre o latón encima de la alfombra a modo de protector y algo decorativo (no hemos encontrado nada, pero seguro que por tu zona local podrás hablar con un herrero para que te lo proporcione a medida)
  • Y por supuesto y lo mejor, contar con alfombras ignífugas.
    • La reacción al fuego está estrictamente regulada por la UE.
    • En general, hay varios tipos marcados por el fabricante; EFL es suficiente para un uso residencial y CFL BFL para un uso comercial o profesional.

¿Habías pensado en la posición de la alfombra y si tienes o vas a tener un robot aspirador?

A día de hoy no se tiene en cuenta que es posible que si tenemos poco tiempo hay mucha gente que compra un Robot aspirador para limpiar la casa. Y en función de eso, tenemos que pensar que realmente tiene que caber por muchos sitios, como por debajo de los sofás, las sillas del comedor,… Actualmente los últimos modelos que ya merecen la pena, cuando “suben” a la alfombra, detectan que es realmente una alfombra y ponen su modo turbo a fucionar. Os prometemos un reportaje sobre los mejores para las alfombras. 

De momento tened en cuenta que si el pelo es muy muy largo puede dar problemas y quedarse atascado, pero si es de pelo medio, no hay ningun problema, como puede ser la Efekto Seda, la Koï, Koosu o King (de menor a mayor coste). Podéis ver las fotos para haceros una idea del grosor que hablamos. Son alfombras cálidas y permiten a los robots subirse y hacer su trabajo. 

Cuando estuve buscando por internet sobre robots acabé en este video donde para mi ha sido la comparación más detallada y real. !Hasta han pesado el contenido antes y después de recogerlo!

Este video no tiene nada que ver ni con nuestro portal ni con ningún affiliate. Pero nos ha parecido muy interesante y trabajado. Merece la pena verlo.

Combinar alfombras y moquetas

Y no sólo se puede poner una alfombra sobre un suelo frío o de madera, también podemos combinar una alfombra encima de una moqueta invitando a un área de la casa a ser más cálida todavía. Habitualmente estas combinaciones sólo admiten las alfombras con figuras geométricas o las que llamamos persas. Aunque su precio ya sube por encima de los precios que arriba hemos indicado.

¿Es necesario un antideslizante?

No. Ya que las alfombras de salón, prácticamente siempre, tienen, por una parte muebles encima que hacen que la alfombra no se mueva y por otra, son lo suficientemente grandes y pesadas por sus dimensiones para que no se muevan. También hay soluciones para alfombras más pequeñas y sobre todo para ese truco que todo el mundo pregunta. ¿Por qué he visto alfombra que nunca te tropiezas? Pues muchas veces porque disponen de una Cinta adhesiva para alfombras que hace que no se muevan ni medio mm. Trucos del oficio para rozar la perfección. Y ¡ojo!, no hay que poner la cinta en todos sitios, sino sólo en determinados puntos críticos, como son las áreas de paso o las esquinas visibles al paso de gente.

Conclusiones

Cuanto más grande mejor. Una alfombra grande siempre llama la atención. Pero no tan grande que se junte con la otra estancia. Si los muebles son pequeños, no juegues a hacer equilibrio y pon el mueble encima entero de la alfombra. 

Que sea más grande, en una alfombra que lo merezca y que sea para muchos años, no exige tanta diferencia económica. Por ejemplo, una alfombra que cueste de media 40 € / m2 , si estamos hablando de que poner la alfombra entera por debajo de las patas (40 cm de largo más) y la alfombra mide digamos 200 cm x 300 cm, es 1 m2 más y por lo tanto serían 40 € de incremento en una alfombra que cuesta ya 240 €. Desde mi punto de vista, sí merece la pena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *